Loterías

El lugar donde normalmente me pongo en el rastro está justo al lado del puesto de loterías. Venden décimos de todas las tiendas famosas de Madrid. La estrella sin duda es el décimo de Doña Manolita. Los turistas y los transeúntes en general aprovechan para comprar de forma inesperada un boleto que les traiga suerte. Las dos señoras que lo regentan se esconden del sol bajo un enorme parasol. Parecen madre e hija. La más mayor hace punto con unas enormes agujas. La otra despacha a los clientes. En más de una ocasión he juntado mi puesto de poesía al suyo para beneficiarme de su sombra y evitar una insolación. Una vez les dije que les cambiaba un poema por un boleto a lo que contestaron que no podían, que no eran suyos. Sin embargo yo escribí el poema porque me seducía mucho el tema de la lotería. Cuando lo terminé se lo entregué a la más mayor que me miró desconfiada. El poema voló a las manos de la más joven que tras leerlo me devolvió una sonrisa maternal y me alcanzó una pequeña donación. Toma majo, gracias por el poema.

Loterías

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s