El fotógrafo japonés

Lo que escapa a nuestro alcance son las fotografías que nos tiran. Algunos se acercan a preguntar si está bien o hacen gestos de aprobación interrogativa desde una distancia prudencial de tres metros que evite cualquier compromiso. Nosotros siempre contestamos que sí, que adelante, que agranden su colección de momentos si consideran que éste merece la pena. ¿Te gusta la poesía? ¿Quieres un poema? Es instantáneo, espontáneo. Es a cambio de una donación. La persona en cuestión ya está en Jacinto Benavente o se acerca. Las fotos en realidad no nos importan, pero a veces incomodan. Esto ocurre cuando no hemos escrito ningún poema y nos fríen con flashes como a monos de feria. Los japoneses son los más asiduos a este tipo de fechorías. Todavía tratamos de pillar a uno in fraganti y tomarle una foto con el móvil mientras él hace la suya. Queremos cazar al cazador pero siempre nos pilla desprevenidos.

El fotógrafo japonés

Poema de Alejandro Panés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s