La Reposición (Tania Panés)

La reposición de la tienda en la que trabajo es una de las partes más importantes del día.  Los productos que vendemos están apilados en torres diminutas, siempre en dos filas (la de atrás más alta que la de delante) y a medida que van disminuyendo tenemos que ir reponiendo para que siempre haya cantidades abundantes listas para llenar los ojos del consumidor. Es sencillo, no tiene que estar demasiado perfecto pero tampoco desordenado. No puede haber ocho gomas de borrar (cuatro encima de otras cuatro) porque es demasiado perfecto. Mejor  tres gomas encima de cuatro porque así da más sensación de movimiento, como si otro cliente hubiera cogido la goma que falta y esto incitara al siguiente a llevarse alguna a las manos. Además las gomas de borrar son muy suaves y todo el mundo las quiere tocar. De hecho a veces vienen los famosos “niños constructores” y hacen torres inmensas con todas las gomas y descolocan todo el producto. A mí no me importa demasiado, así tengo algo que hacer. Me gusta observarles. De hecho me gusta todo lo que hacen los niños.

Me encanta que dejen volar su imaginación con las postales y hagan abanicos con ellas, o que cambien todos los lápices de sitio creando patrones según los colores. Lo cierto es que rara es la vez que sonrío si no veo un niño. Suelo enrollarme bastante con los clientes que son más receptivos, pero nada como los niños.

El caso es que es una tienda. Y la gente compra. Los niños también quieren cosas porque vivimos en un mundo en el que hay que comprar muchas cosas entonces ellos se dejan llevar por los impulsos y quieren cosas y más cosas. Que si mamá cómprame este peluche, o mira este cuaderno para el cole. En fin. Piden. Y los padres compran. Y todos compran mucho.

Y luego toca reponer.

Es complicado porque cuando te das cuenta de que faltan abanicos, al lado ves que apenas quedan pisapapeles. Pero los abanicos están en un cajón al otro lado de la tienda y los pisapapeles en el almacén de descarga. Entonces te dices a ti misma que si vas a bajar al almacén pues aprovechas y te traes más cosas. A ver, qué más falta. Entonces te pones a mirar y dices, ¡uy! ¡Pero mira como están los imanes de desordenados! Y claro, te empiezas a liar y al final no sabes ni qué abanicos eran los que tenías que traer.

Pero a todo te acostumbras. Y al final acabas desarrollando mecanismos para todo.

Yo todavía sigo perfeccionando mi metodología a la hora de reponer la tienda porque aunque parezca mentira, es algo bastante complicado de organizar. Y además tienes que saber cuánto traer de cada producto. Porque aquí no van cinco bolsos sino seis. Y tiene que haber seis.

De modo que todos los días dedico una parte de mi tiempo a reponer. Y pienso mucho sobre lo que todo esto supone. Así que cuando el otro día mi jefa me dijo, Tania, quiero que me hagas un poema con el tema de la repo (porque obviamente le he contado que hago momentoverso) pensé que probablemente podría escribir una novela acerca del tema, porque es realmente profundo y filosófico. La reposición. ¿Qué se puede reponer? ¿Se puede reponer todo? No sé, creo que podríamos hablar de este tema durante meses y meses y llegaríamos a dilucidar los secretos más recónditos del ser humano, estoy totalmente segura.

De momento os dejo el poema que improvisé en el Rastro hace un par de semanas entre tema y tema y que por supuesto le voy a dar a mi jefa en cuanto pueda.

Porque la poesía está en todas partes. Y porque normalmente, son este tipo de cosas las que a mí más me perturban. Es la cotidianeidad que disfraza el peso de las verdades que no queremos ver. Es en lo que hacemos todos los días donde se esconde la sencillez de las respuestas.

repo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s