Viaje superficial a la Galicia profunda

El pasado 11 abril realicé (primera persona de Alejandro) junto con Ayoze S. Thompson Bolaño y Mérope Almaraz una jornada literaria, Soplo de letras, en el Espacio Matrioska de Os Blancos, un pueblecito de Ourense. Matrioska es un sitio muy interesante, una especie de bloque de vidrio y cemento enorme que a través de la maña, voluntad y talento de 10 jóvenes artistas madrileños espera alcanzar su particular redención. No en vano, hará unos 12 años, el edificio iba camino de megalómano ayuntamiento pero el proyecto se les fue de las manos, al alcalde lo metieron en la cárcel y el espacio quedó a medio terminar, desamparado y a la espera de un mejor destino. Quién le hubiera dicho en aquel entonces que sería rebautizado en ruso.

Nuestra jornada literaria constó de diversas actividades. Por la mañana reinterpretamos los cuentos de Hansel y Gretel y Caperucita Roja intercambiando el papel de protagonista y antagonista y cuestionando la visión maniquea del bien y del mal. Los pocos niños que asistieron se lo pasaron pipa, incluido mi padre. Después se creó un mural de vanguardias y un periódico de contrahechos.

Una de las actividades de la jornada consistía en recoger historias, poemas, canciones y proverbios locales para empaparnos del folcore y el espíritu Osblanqueiro. Sin embargo, no apareció ningún abuelo por lo que cogí la Olivetti, mi cámara de fotos y me fui a dar un paseo por el pueblo con la esperanza de encontrar alguno o alguna y establecer a través de ellos esa conexión con el pueblo.

Tras una infructuosa y escueta conversación con una señora que insistía en que tenía que ir a ver donde estaba su marido, me encontré en una placita con un señor que llevaba un conejo en una cesta. A su mirada curiosa contesté con la verdad, que andaba dando una vuelta a ver si conocía a alguien. ¿Quieres ver dónde guardo los conejos? Sí. Y allí que me fui tras él a un cobertizo donde había no menos de 10 conejos. Unos holandeses según le escuché decir, que son una raza nosequé. Otros cruzados con liebres y tal.

1

Esta fichita fue la primera que escribí en su parcela, sentado en una tumbona, con su mujer al lado, con el sol en el cogote y estirado como un muñeco de goma por el impulso de registrarlo todo por un lado y la certeza de que eso es imposible, por el otro. Curiosa paradoja que para recoger la realidad haya que salirse de ella por un momento y colocarse como testigo, pues dentro de ella la realidad se vive.

IMG_8712

2

Generosa, perdone usted mi leísmo.

3

Gracias por las fotos, Jesús!

 

4

 

5

6

La próxima vez que vaya para allá te ayudo a meter la leña en el cobertizo, lo prometo… y así poder escuchar más historias.

Cuando volví al Espacio Matrioska enseguida comenzamos el taller de poesía. Empezamos con unos juegos de improvisación para soltar la lengua y abrir el pechito y a continuación relaté mi paseo por el pueblo, mi encuentro con Álvaro y el contenido de las fichas, pequeñas pinceladas del cuadro de su memoria.

11130277_461719530649992_4487361486927191119_n

Los de la izquierda son Sindo y su mujer….ahhhh se me ha olvidado, creo que se llamaba… se me ha olvidado, pero bueno, una pareja muy linda que lleva más de 50 años casada y que llegó al taller de poesía justo cuando leía las fichas de Álvaro, lo que propició que se arrancasen y nos transportasen a la leyenda de aquel Os Blancos de antes.

Lo que vino después ya fue vino… y magia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s